ما را دنبال کنید

Find پیامبر رحمت (ص) وب سایت  on TwitterFind پیامبر رحمت (ص) وب سایت  on FacebookFind پیامبر رحمت (ص) وب سایت  on YouTubeپیامبر رحمت (ص) وب سایت  RSS feed

Latest image

Islamic Education research network launched at University of Warwick

Attached images

m016.jpg
m016.jpg

Cada vez que hablamos de nuestro Profeta Muhammad (La paz sea con él), fluye en nuestra conciencia todo tipo de discurso dulce y fragante, mientras que el corazón rebosa de amor y afecto. Y tanto el alma como el espíritu se olvidan de sus preocupaciones y pesares.  

Mientras Muhammad (La paz sea con él) realizaba sus cultos de adoración en la cueva de Hirâ’, trajo la hermosa Sharî‘ah [La Legislación islámica], la religión tolerante, pura y recta. A él pertenecen la intercesión [en el Día del Juicio] y el isra, Viaje Nocturno [De La Meca a Jerusalén]. Le corresponde un lugar en el Trono de Allâh (I), la bandera celebrada [a quien todos seguirán el Día del Juicio final], y Al Haud, la fuente, que acogerá a los creyentes el Día del Juicio. También es el Sello de los Profetas y Enviados, es el Elegido de entre los Auliyâ’ [siervos sinceros de Allâh (I)] y los piadosos. Es el Imán [líder] de los rectos y el ejemplo para los triunfadores.

(¡Oh guía del bien, Allah te ha adorado! Has sido un buen augurio para los tiempos venideros. Las almas te reclaman apasionadamente y las plumas se jactan escribiendo lo que dices.)

 Allâh dice sobre él: {Y no te Enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como misericordia para los mundos.} [Sura Los profetas: 107].    

• {Ciertamente eres de una naturaleza y moral sublimes.}. [Sura Las  mujeres 4]

La humanidad, antes de recibir su Mensaje, estaba sumergida en un sueño profundo. Por ello, Allâh (I) envió al Profeta (La paz sea con él) después de transcurrir un tiempo en el que no fue enviado ningún Mensajero o Profeta. Le Reveló el Corán y, por medio de él, estableció la Balanza de la Justicia.         

¡Mensajero de Allâh!: Atestiguo que cumpliste con la responsabilidad que se te ha confiado; pues, comunicaste el Mensaje, aconsejaste a la Comunidad - Ummah -, revelaste la  Verdad, evitaste la confusión, eliminaste las tinieblas, realizaste la lucha por la causa de Allâh (I) como es debido, y guiaste a la gente al sendero recto. Atestiguo que estableciste la vía de la rectitud y seguiste el método correcto.

 Muhammad (La paz sea con él) es quien jamás se desvió ni se equivocó, ni se humilló ni tuvo rencor, ni se aburrió ni se cansó; jamás se desvió, porque Allâh (I) fue Su Guía mientras que Yibrîl [Gabriel] (t) lo hablaba y lo llamaba; jamás se equivocó, porque la infalibilidad lo protegía y porque Allâh (I) le apoyaba y guiaba;  jamás se humilló, porque era victorioso y triunfador; jamás tuvo rencor porque era honesto, casto y religioso; jamás se aburrió, porque se le concedió la paciencia y la indulgencia;  jamás se cansó, porque tenía una voluntad y determinación fuertes, aparte de un alma pura y noble.

 Muhammad (La paz sea con él), el glorioso, es el ejemplo a seguir y el Imán con el cual Allâh (I) guía a quienes buscan Su complacencia hacia los caminos de la salvación; es quien enseñó el lenguaje para hacer el Dhikr [invocaciones a Allâh (I)], enseñó al corazón el agradecimiento, enseñó al cuerpo la paciencia, enseñó al alma la pureza, enseñó a los líderes la equidad, enseñó a los ciudadanos la castidad, hizo que la gente aceptara una vida sobria, fue enviado con el Mensaje, juzgó justamente, enseñó a los ignorantes, guió a los desviados, fue elevado a los grados más altos de la perfección hasta que logró el Uasîlah (una categoría del Paraíso). Por lo tanto, fue elevado a la categoría moral más alta hasta que logró tener todo tipo de méritos.

 Muhammad (La paz sea con él) es el fiel; ‘Abdul-lâh ibn ‘Abbâs (t) dijo: “Abû Sufiân me informó que Heraclio le dijo: “te pregunté qué es lo que él os ordena. Me respondiste que os ordena adorar a Allâh (I), Dios único, y no adorar a nada más junto a él,  que os prohíbe adorar ídolos ; también os ordena rezar, decir la verdad, ser castos y cumplir con vuestros compromisos.”  Acto seguido, dijo: “ éstos son los atributos de un Profeta.”[2]

Cumplir con lo que manda Allâh (I) es una parte del cumplimiento con el compromiso. Ibn ‘Abbâs (t) narró que una mujer de Yuhainah se presentó ante el Profeta (La paz sea con él)  y dijo: “Mi madre había hecho un voto de realizar el Hayy, pero murió antes de cumplirlo; ¿puedo yo realizar el Hayy en su nombre?”; el Profeta (t) respondió: “Sí, haz el Hayy en su nombre. ¿Acaso si tu madre tuviera una deuda pendiente no la saldarías? ¡Saldad la deuda de Allâh, pues (la deuda de) Allâh merece más ser saldada!”[3] 

También, cumplir con el compromiso es uno de los atributos de los creyentes sinceros. Abû Hurairah (t) narró que el Profeta (La paz sea con él) dijo: “El hipócrita tiene tres signos: cuando habla miente, cuando promete incumple, y cuando se le confía algo, traiciona.”[4] 

También, el Profeta (La paz sea con él) era sincero y cumplía con el compromiso, de manera que jamás prometió algo a alguien sin cumplirlo. Sin embargo, ensalzó a Abû Al Âs ibn Ar-Rabî‘(t), el marido de su hija Zainab (t) diciendo: “Fue veraz en su habla conmigo y cumplió con lo que me había prometido.”[5] [6]        

El Profeta (La paz sea con él) aclaró que la recompensa por cumplir con lo que se ha prometido es entrar en el Paraíso. ‘Ubâdah ibn As-Sâmit (t) narró que el Profeta (La paz sea con él) dijo: “Quienes me garanticéis mantener seis cosas, yo os garantizaré el Paraíso: cuando habléis, no mintáis; si prometéis, cumplid; devolved lo que se os ha dado en confianza; guardad vuestra castidad; preservad la mirada; no uséis vuestras manos para dañar a otras personas.”[7]   

El Profeta (La paz sea con él) elogió a la madre de los creyentes Jadîyah y fue fiel con ella. ‘Âishah (t) dijo: “Cuando el Profeta (La paz sea con él) recordaba a Jadîyah (t) la elogiaba con ímpetu. A raíz de eso, un día tuve celos y le dije: “La recuerdas demasiado, mientras que Allâh (I) te la ha restituido por alguien mejor.” A lo que el Profeta (La paz sea con él) me respondió: “tuvo fe en mí cuando la gente no lo hizo, me creyó cuando la gente me desmintió, me apoyó con sus bienes cuando la gente me los negó, y Allâh, glorificado sea, me ha otorgado hijos de ella, mientras que no me ha concedido hijos de otras mujeres”[8].

Por su lealtad, sacrificaba corderos y repartía su carne entre los amigos de Jadîyah (t). Así que cuando la hermana de Jadîyah (t) llamada Hâlah fue junto a él, la dio la bienvenida y la agasajó[9], y dijo: “La lealtad es parte de la fe.”[10] 

Cuando el daño causado por los idólatras hacia él en La Meca se agravó, Allâh (I) le ordenó emigrar a Medina. Entonces, por su gran lealtad (hacia su patria), cuando salió de La Meca echó una mirada a  la misma y se despidió diciendo: “De toda la tierra de Allâh (I), eres tú el lugar más querido para mí y el más querido para Allâh(I); y si mi pueblo no me hubiera expulsado de ti, no te habría abandonado.”[11] 

Sin embargo, Allâh (I), predestinó que Su Profeta (La paz sea con él) volvería a La Meca  victorioso ocho años después de haber sido forzado a abandonarla. De esta forma, entró en La Meca alegre y contento, perdonando a sus habitantes a pesar de lo que habían cometido contra él. Por ello, es el ejemplo a seguir en cuanto a lealtad hacia la patria.    ;     ;

Allâh dice: {Cumplid con vuestros compromisos, porque se os interrogará por ellos.} [Sura Viaje  nocturno: 34].     

¡Qué grandioso es Muhammad, a la vez de querido y amado; qué grandioso es como amante y leal! Ponía las cosas en su lugar adecuado, daba a cada uno su derecho dedicándole la consideración merecida, enseñaba a sus nobles Compañeros (y) el amor y la lealtad, razón por la cual le amaron. 

Allâh ha dicho la verdad al decir: {Di: Si verdaderamente amáis a Allâh ¡Seguidme! Y Allâh os amará y os perdonará los pecados. Allâh es Perdonador, Muy Misericordioso.} [12] [1] [Sura Al Imran: 31].    

Siria, Al Hasakah, C.P. 197
Tel. 0096393257762
------------------------------------------
[1] Todas las referencias figuran al pie de página, y no en el cuerpo del texto traducido como está en el texto árabe, salvo lo referente a la traducción de los significados del Corán.
[2] [Muslim (1773)].
[3] [Al Bujârî (1825)].
[4] [Muslim (59)].
[5] [Al Bujârî (3110)].
[6] [Ibn Kazîr (9/258-259)].
[7] [Ahmad (22757)].
[8] [Ahmad (24864)].
[9] [Al Bujârî (3816)].
[10] [Al Hâkim, Al Mustadrak (1/165)]. 
[11] [At-Tirmidhî (3925)].