El profeta de la misericordia Site

Liga del Mundo Islámico - Organismo Mundial para la Presentación del Mensajero

Fasting in Shawwal

dichos del Profeta

Mensaje del Profeta

  • Relató Abu ia'la, Shadad Ibn Aus (que Allah esté complacido con él) que el Mensajero de Alá (la paz sea con él) dijo: “Ciertamente, Alá ha prescripto la benevolencia en todos los asuntos; entonces si matáis, hacedlo bien y si degolláis, degollad bien. Por lo que afilad vuestros cuchillos y no hagáis sufrir al animal que degolláis”. (Transmitido por Muslim)

Attached images

m030.jpg
m030.jpg

Con relación a la compasión del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) con su comunidad, Anas ibn Malik (Allah esté complacido con él) narró: “Mientras estábamos en la mezquita con el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), un beduino vino y orinó dentro de ella. Los compañeros exclamaron: “Détente, Detente!” Pero el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) les dijo: “Déjenlo y no lo interrumpan”. Entonces, lo dejaron hasta cuando terminó. Luego el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) lo llamó y le dijo: “Las mezquitas no son para orinar ni impurezas, sino para la remembranza de Alá, el Poderoso y Majestuoso, y para la recitación del Corán”. Luego instruyó a uno de sus hombres, quien trajo un balde de agua y lo derramó sobre la orina”. (Al-Bujari y Muslim)

Otro ejemplo fue cuando un hombre joven vino ante el  Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) y dijo: “Oh Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), dame permiso para fornicar”. La gente se aproximó, recriminándole, pero Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “Ven, acércate” entonces este se acercó.

Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) le dijo: “¿Quisieras eso para tu madre?”

Contestó: “No, por Alá, que Alá me haga tu rescate”.

Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “y la gente no quiere eso para sus madres. ¿Lo quisieras para tu hija?”.

Contestó: “No, por Alá, que Alá me haga tu rescate.”

Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “y la gente no quiere eso para sus hijas. ¿Lo quisieras para tu hermana?”

Contestó: “No, por Alá, que Alá me haga tu rescate.”

Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “y la gente no quiere eso para sus hermanas. ¿Lo quisieras para tu tía paterna?”

Contestó: “No, por Alá, que Alá me haga tu rescate.”

Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “y la gente no quiere eso para sus tías paternas. ¿Lo quisieras para tus tías maternas?”

Contestó: “No, por Alá, que Alá me haga tu rescate.”

Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “y la gente no quiere eso para sus tías maternas. Luego  puso su mano sobre él y dijo: “Oh Alá, perdona su pecado, purifica su corazón y guarda su castidad.” El joven nunca fue tentado luego de esto. (Ahmad)

En esta gentil manera, el Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) fue capaz de influenciar el corazón de ese joven y hacerle ver la ofensa de lo que  había pedido. Y esto llevó a su reforma y a que se volviera correcto y casto.

La compasión del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) por su gente puede verse también en lo que Ibn `Abbas (Allah esté complacido con él) narró: “Mientras el Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) estaba dando un discurso un hombre estaba de pie, entonces preguntó sobre él. Ellos le dijeron: ‘Abu Isra’il ha hecho un voto para permanecer de pie y no sentarse, no ponerse a la sombra o hablar y a mantener el ayuno.’ El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: ‘Díganle que hable, que se ponga a la sombra, que se siente pero que complete su ayuno’.” (Al-Bujari)

También es evidente en lo que `Abdullah ibn `Amr ibn al-`Aas (Allah esté complacido con él) narró: “El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) fue informado que yo dije: ‘Por Alá, ayunaré todos los días y oraré todas las noches mientras viva.’ Él preguntó: ‘¿Eres tú el que dijo esto?’ Contesté: ‘Yo lo dije, Oh Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él).’ Entonces me dijo: “No serás capaz de hacer eso. En su lugar ayuna y rompe tu ayuno, duerme y ora. Ayuna tres días cada mes, pues una buena acción vale por diez, entonces es como ayunar todo el tiempo.”

En otra narración dijo: “Se me ha dicho que tú ayunas en el día y oras en la noche” `Abdullah dijo: “Si, Oh Mensajero de Alá.” Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “No lo hagas. Ayuna y rompe tu ayuno, duerme y ora, pues tu cuerpo tiene derechos sobre ti, tus ojos tienen derechos sobre ti, tu esposa tiene derechos sobre ti y tus invitados tienen derechos sobre ti. Es suficiente para ti ayunar cada mes tres días, y tendrás por cada buena acción el equivalente de diez; esto es [como] ayunar todo el tiempo.”

`Abdullah añadió: “Cuando lo hice difícil para mí él lo hizo más fácil para mí. Yo le dije: ‘Tengo la fortaleza [para más].’ Entonces, él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: ‘Entonces ayuna como hizo el  Profeta de Alá, Dawud, y no más.’ Pregunté: “¿Cuál fue el ayuno de Dawud?’ Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: ‘Un día por medio’.” Luego de que envejeció, `Abdullah decía: “Hubiera querido aceptar la concesión del Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él).” (Al-Bujari y Muslim) 

síganos

Find El profeta de la misericordia Site on TwitterFind El profeta de la misericordia Site on FacebookFind El profeta de la misericordia Site on YouTubeEl profeta de la misericordia Site RSS feed