O Profeta da Misericórdia Site

Liga do Mundo Islâmico - Organização Mundial para Apresentar e Apoiar o Mensageiro de Deus

m010.jpg

Alá (Todopoderoso)dijo en el Corán:

“Y recordad cuando Alá concertó un pacto con cada uno de los Profetas diciéndoles: Os concedo el Libro y la sabiduría, y cuando se os presente un Mensajero que confirme lo que se os haya revelado, creed en él y auxiliadle [y procurad que vuestros seguidores también cumplan este compromiso]. ¿Asumís tal compromiso? Respondieron: Estamos de acuerdo. Dijo: Entonces, sed testigos unos de otros; yo también atestiguo con vosotros. Quienes, después de este pacto, vuelvan la espalda serán los descarriados”. (3:81-82)

Ali ibn Abi Talib (Allah esté complacido con él) y su primo, Ibn `Abbas (Allah esté complacido con él), ambos dijeron: “ Alá envió a los Profetas (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) y de todos ellos tomó la promesa que si Alá enviara a Muhámmad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) durante su tiempo él debería creer en él y lo apoyaría; y le ordenó tomar el compromiso a su nación de que si Muhámmad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) fuera enviado mientras ellos estuvieran vivos ellos creerían en él y lo apoyarían”.[1]  As-Suddi relató algo similar.

Y Alá (Todopoderoso)citó en el Corán la súplica del Profeta Abraham (la paz y las bendiciones de Dios sean con él):

“¡Señor nuestro! Haz surgir de entre ellos [nuestra descendencia] un Mensajero que les recite Tus preceptos y les enseñe el Libro y la sabiduría, y los purifique. En verdad, Tú eres Poderoso, Sabio”. (2:129)

Ibn Kazir comentó: “Alá menciona la invocación de Abraham (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) a la gente del Haram [en La Meca] pidiéndole que les enviara un Mensajero de entre ellos mismos, es decir de los descendientes de Abraham (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) Esta invocación estaba de acuerdo a lo que Alá había predestinado concerniente al nombramiento de Muhámmad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) como un Mensajero para toda la gente del mundo.

El Imám Ahmad relató de `Al-Irbaadh ibn Sariah que el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

 “Yo era para Alá el sello de los Profetas mientras Adán era aún arcilla, y debo informarles de su comienzo: fue la súplica de mi ancestro, Abraham, albricias sobre mí de Jesús, hijo de María y el sueño que mi madre vio; eso es lo que las madres de los Profetas vieron en sueños”. 

El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) continuó siendo mencionado entre la gente hasta que el sello de los Profetas del pueblo de Israel, Jesús (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo claramente su nombre cuando se puso de pie y se dirigió a ellos diciendo:

“Y cuando Jesús, hijo de María, dijo: ¡Oh, hijos de Israel! Yo soy el Mensajero de Aláh, enviado a vosotros para corroborar la Tora y anunciar a un Mensajero que vendrá después de mí llamado Ahmad [2]. Pero cuando se les presentó con las evidencias, dijeron: ¡Esto es pura magia!”. (61:6)

Es por lo cual el Hadiz dice:

“…la súplica de mi ancestro Abraham y las albricias de Jesús, hijo de María”.[3]

La mención de sus excelentes cualidades y acciones en las escrituras tempranas son confirmadas por las palabras de Alá (Todopoderoso):

“Aquellos que siguen al Mensajero y Profeta iletrado [Muhámmad], quien se encontraba mencionado en la Tora y el Evangelio, que les ordena el bien y les prohíbe el mal, les permite todo lo beneficioso y les prohíbe lo perjudicial, y les abroga los preceptos difíciles que pesaban sobre ellos [la Gente del Libro]; y quienes crean en él, lo secunden, defiendan y sigan la luz que le ha sido revelada [el Corán] serán quienes tengan éxito”. (7:157)

`Ataa ibn Yasaar reportó: Yo conocí a `Abdullah ibn `Amr ibn al-`Aas (Allah esté complacido con él) y le dije: “Infórmame acerca de la descripción del  Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) en la Tora”. Él dijo: “Si, por Alá, él es descrito en la Tora con la misma descripción que en el Corán:

“¡Oh, Profeta! En verdad te hemos enviado como testigo, albriciador y amonestador.”, (33:45) y también como un santuario para los sencillos. [Alá dijo:] “Tu eres Mi sirviente y Mi Mensajero; Yo te he llamado al-Mutawakkil (el que depende de Alá)”. Él no es rudo ni áspero, ni gritará en las plazas de mercado. No compensa una mala acción con otra; en lugar de eso, él perdona y disculpa. Alá no hará que muera hasta que haya enmendado la religión alterada con sus palabras ‘La ilaha ill-Alá’. Ojos ciegos, oídos sordos y corazones cerrados serán abiertos por él”. (Al-Bujari)

Al-Bayhaqi narró de Ibn `Abbas (Allah esté complacido con él): “Al-Yarud ibn `Abdullah (Allah esté complacido con él) llegó y aceptó el Islam. Él le dijo al Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él): ‘Por quien te envió con la verdad, yo encuentro tu descripción en el Evangelio. El hijo de la virgen (es decir, Jesús (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) hijo de María) albrició tu llegada’.”

Y Abu Musa al-Ash`ari (Allah esté complacido con él) reportó que an-Nayashi[4] dijo: “Yo atestiguo que Muhámmad es el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) y que él es quien albrició Jesús. Si no fuera por mi preocupación con los asuntos del reino y la responsabilidad que tengo por los asuntos de mi pueblo, hubiera ido hasta él y hubiese cargado sus zapatos”. (Abu Dawud)

 

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Tafsir Ibn Kazir, 1/493

[2] Otro nombre del Profeta Muhammad r.

[3] Tafsir Ibn Kazir, 1/243.

[4] El gobernante de Abisinia, actualmente Etiopía.