El profeta de la misericordia Site

Liga del Mundo Islámico - Organismo Mundial para la Presentación del Mensajero

dichos del Profeta

Mensaje del Profeta

  • Relató Ibn 'Abbas (que Allah esté complacido con él) que el Mensajero de Alá (la paz sea con él) dijo: “Si le fuera concedido a la gente acorde con sus pretensiones, reclamarían algunos los bienes y la sangre de otros; sino que le corresponde al demandante presentar una prueba, y jurar  a quien niegue el cargo (que se le imputa)”. (Hadiz Hasan (aceptable), transmitido por Al-Baihaqi y otros, y una parte del hadiz se encuentra en Bujari y Muslim)

     

Attached images

m012.jpg
m012.jpg

El Imán Ibn al-Qayyim dijo:

“El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) solía apresurarse a romper el ayuno [a la puesta del sol] y ordenaba a la gente hacer lo mismo. Él también solía demorar su suhur[1] y alentaba a los demás a hacer lo mismo.

El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) alentaba a romper el ayuno con dátiles, pero si no había, entonces con agua. Esto era por consideración hacia su Ummah, pues el estómago vacío es por naturaleza más propenso a algo dulce, lo que fortalece las funciones del cuerpo, especialmente la vista. En Medina, los dátiles eran los dulces acostumbrados; cuando estaban secos eran alimento y provisión, y cuando estaban frescos eran la fruta. Respecto al agua, el hígado se deshidrata durante el ayuno. Por eso, al ser hidratado en un principio, opera más efectivamente cuando luego llega la comida. Por lo tanto, es mejor para alguien que está hambriento y sediento empezar con un poquito de agua antes que su comida. Esto es en adición a las propiedades particulares de los dátiles y el agua que tienen un efecto beneficioso sobre el corazón, algo reconocido por médicos especialistas del corazón.  

Con el Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) en el momento de romper su ayuno

El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) rompía su ayuno antes de orar la oración del maghrib. Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) rompía su ayuno con dátiles frescos o, si no estaban disponibles, con dátiles secos; y si no disponía de ninguno de ambos, con unos pocos sorbos de agua. Es reportado que al romper su ayuno decía:

“La sed se ha ido, las venas han sido humedecidas y la recompensa está asegurada, si Alá quiere”. (Abu Dawud)

Y decía:

“Por cierto que la súplica del ayunante al momento de romper su ayuno no es rechazada”. (Ibn Mayah) 

También dijo:

“Cuando la noche llega y el día se va (en el horizonte) el ayunante debe romper su ayuno”. (Al-Bujari y Muslim)

Estas palabras fueron explicadas de la siguiente manera: legalmente, cuando llega la noche, el ayunante termina su ayuno, ya sea que tenga la intensión de hacerlo o no, porque el tiempo legal para ello ha llegado.

Modales durante el ayuno

El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) prohibió al ayunante el sexo, hablar maleducadamente, las discusiones ruidosas, los insultos y responder a ellos. Él instruyó que si uno era injuriado o insultado sólo debía responder:

“Estoy ayunando” (Al-Bujari y Muslim)

Algunos eruditos mencionaron que debe decirlo con su lengua, lo que es lo más probable. Otros decían que significaba dentro de su corazón– para recordarse a sí mismo que estaba ayunando. E incluso otros decían que durante el ayuno obligatorio debía decirlo con su lengua pero durante un ayuno voluntario debía hacerlo en su corazón porque esto impide ostentar.

Sus enseñanzas sobre el viaje durante Ramadán

El Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) viajaba en Ramadán y algunas veces observaba el ayuno y algunas veces rompía su ayuno. Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) les daba a sus compañeros la opción de tomar cualquiera de las dos opciones, pero les ordenó romper su ayuno cuando se aproximaron al enemigo, a fin de estar fuertes para la batalla. Cuando el viaje no involucraba peligro alguno, el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) les decía que era un permiso, quien se beneficiara de él hacía lo correcto, y quien prefiriera ayunar no debía ser criticado. El Profeta viajó durante Ramadán para dos de las más grandes campañas militares: Badr y la reconquista de La Meca.

El Profeta no designó específicamente una distancia tras la cual el viajero podía romper su ayuno, y nada auténtico fue relatado sobre este particular. Los Sahaba, cuando partían en un viaje al pasar más allá del área residencial del pueblo interrumpían su ayuno, e informaban que esa era la Sunnah.

Ubayd ibn Yabr dijo: “Abordé un barco desde Fustat con Abu Basrah al-Ghifari, un compañero del Mensajero de Alá, durante Ramadán. No habíamos dejado aún el campamento atrás cuando él invitó a una comida, diciendo: ‘Vengan a comer’. Yo le dije: ‘¿No ves aún las casas?’ Abu Basrah me dijo: ‘¿Acaso quieres abandonar la sunnah del Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él)?’“ (Ahmad y Abu Dawud)

Muhámmad ibn Ka`b dijo: “Fui donde Anas ibn Malik (Allah esté complacido con él) en Ramadán. Él tenía la intención de viajar por lo que su camello había sido preparado y se había puesto su ropa de viaje. Entonces ordenó una comida y comió, por lo que yo le pregunté: ‘¿Así es la Sunnah?’ Él me dijo: ‘Esta es la Sunnah’ y montó su camello”. (At-Tirmidhi)

Estas narraciones claramente muestran que quien inicie un viaje durante el día en Ramadán puede romper el ayuno.

 

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Una comida antes del amanecer para aquellos que tienen la intención de ayunar.

síganos

Find El profeta de la misericordia Site on TwitterFind El profeta de la misericordia Site on FacebookFind El profeta de la misericordia Site on YouTubeEl profeta de la misericordia Site RSS feed